Esta identidad nace del concepto de segmento (de trayecto, de circuito). Es como una gymkana.

Una marca para el rey de la montaña y de la carretera.

Su estética es orgánica (de cuerpo humano, de órgano) y funcional (podemos ver radios de bici, cimas y caminos).

Transmite modernidad, dinamismo y compromiso.